Espacio al vacío: “¿Cómo ocupar con gusto su casa?”

Blog | Espacio al vacío: “¿Cómo ocupar con gusto su casa?”

No podemos desconocer que por siglos el hombre ha explorado la mejor manera de establecer limites con el exterior exaltando la importancia del desarrollo de su vida privada y disponiendo de escenarios que implican la acción cotidiana e imperceptible de ir ocupando un espacio o, más bien, de encontrar un lugar que se deje ocupar midiendo entre el vacío y la saturación, entre la interioridad y la exposición de esa interioridad. Para los orientales, por ejemplo, el espacio vació es un factor positivo, no es algo que existe y que queda por llenar y que sobra; además, el espacio es la experiencia de lo intangible, de las vivencias y los fenómenos que se dan en los espacios y no tanto en lo tangible como son muros y techos.

Para los occidentales el espacio es forma y concepto, es la dualidad entre lo que se necesita y lo que se quiere, se trata de dos significados que, aunque diferentes, confluyen en el mismo punto: un espacio interior puede ser un lugar recogido donde se recibe a las personas de confianza y puede ser también el lugar donde se exhibe una colección de objetos curiosos que se encargan de imprimir el sello de quien o de quienes lo ocupan, se trata del concepto de ser y la exposición del ser frente a los otros.

El espacio por si solo no puede darnos una idea del comportamiento o de la personalidad de sus habitantes, en cambio los objetos, los muebles, los elementos de decoración si pueden darnos una idea precisa. Estamos influenciados por todo lo que vemos y lo que nos rodea, así mismo debemos suponer que las vivencias de cada individuo condicionan el espacio, es decir, que hay un lugar destinado para cada actividad.

La Casa

La casa es un espacio íntimo, personal pero a causa del ritmo frenético de la vida cotidiana, a menudo no tenemos el tiempo suficiente para disfrutarla como deberíamos; aún así, tener una casa acogedora y confortable es el deseo de todos.

Sabemos que en la escogencia de la decoración es necesario tener en cuenta el aspecto práctico sin descuidar el aspecto estético; existen distintos estilos decorativos y ninguno de ellos puede ser considerado, en absoluto, mejor que los otros. No hay, pues, razones para concentrarse en una determinada línea o intentar adaptarse a un estilo puro; por ello, la elección debe ser coherente y estudiada para evitar contrastes estridentes o cierto grado de eclecticismo que pueda resultar despreciable. Compaginando diferentes materiales se pueden lograr efectos agradables, como aquellos que se derivan al combinar, por ejemplo, madera y metal, siempre y cuando se mantenga el buen sentido. Las exigencias de cada uno y el gusto personal deben llegar a ser los principales argumentos para la decoración de una casa; la moda o la tendencia no debe ser el único criterio.

Dentro de la decoración interior, cada diseñador apunta sobre objetivos distintos: algunos proponen el acento sobre el uso del color, sobre la fantasía y sobre la creatividad; otros privilegian los diseños alegres para darle vida a espacios informales, juveniles y originales; algunos, en cambio, son más conservadores, prefiriendo los interiores discretos, simples y refinados. Todos, sin embargo, tienen como denominador común la búsqueda constante de mobiliarios y ambientes que tengan como finalidad mejorar la calidad de vida de quienes habitarán la casa.

Hoy, una decoración cuidadosa y acertada no es un privilegio de pocos; basta con una pizca de buen gusto, de fantasía y de imaginación para imprimir una huella personal al ambiente. Existen, en efecto, almacenes especializados que venden mobiliario de diseño a precios asequibles; entre tanto, también hay mayores posibilidades de permitirse muebles y accesorios de diseñadores reconocidos o contar con la participación y asesoría de arquitectos y profesionales en el área de la decoración interior.

En el amoblamiento y la decoración entran en juego múltiples factores además de la simple escogencia de los muebles. En la creación de un ambiente se requiere, por tanto, tener presente el color, la iluminación, los revestimientos de paredes y pisos, considerar atentamente los espacios disponibles, los muebles y accesorios preexistentes, factores como el estilo arquitectónico y la edad de la construcción, las edades y cantidad de personas que lo habitarán…, en fin, el último toque es dado por artículos particulares constituidos por los objetos de arte, cuadros y esculturas, de las lámparas, de las plantas y de otros miles de pequeños cuidados.

El hall de acceso

Representa la abstracción simple del recibo, es la invitación a entrar y vivenciar la casa. De preferencia debe estar ocupado por un único elemento (objeto o mueble) que haga más una función decorativa que utilitaria. Los colores de las paredes deben ser claros, cálidos, pasar casi inadvertidos para que no inciten a la permanencia de este espacio en particular pero que permitan la transición del acceso al interior de la casa con una percepción clara de lo que vamos a encontrar allí. El hall de acceso es abrazo y llegada, es la muestra a escala de lo que existe en el interior y constituye también la última mirada cuando llega el momento de salir.

La Sala

Refleja el sentido de comprensión entre la vida privada y la vida social, allí se estimula a la conversación y posibilita la interacción con los otros. En la sala se establece la comunicación amigable entre el habitante y el visitante, el primero ofreciendo su mensaje de acogida en cada detalle y el segundo apreciando y agradeciendo dicho interés, de ahí nace el gusto por permanecer o no en este espacio; constituye el espacio articulador con las demás dependencias de la casa.

El Comedor

Creado a partir de una necesidad básica, ha sido previsto para satisfacerla pero bien sabemos que comer es sinónimo, muchas veces, de reunión, de compartir en grupo; por lo tanto, debe ser un lugar impecable que nos de una sensación de relajación y tranquilidad, aquí los colores cálidos son válidos o bien podemos pensar en uno de sus muros de un color un poco fuerte que contraste de manera armónica con colores claros, es sumamente importante el papel de la luz natural y del aire, esto transmite frescura, limpieza y serenidad; la luz artificial también es vital, en la noche este elemento define ambientes que pueden ir variando con respecto a la necesidad del momento, la luz de baja intensidad nos recrea ese aire de intimidad que muchas veces buscamos a la hora de degustar un buen plato. En este espacio se reúne, por lo general, la familia y se acoge en ella al invitado especial.

La Cocina

Su origen a partir de la presencia del fuego para cocer los alimentos en una hoguera, se trasladó a un fogón denominado “hogar”, como el habitáculo de la chimenea, a su alrededor se reunía el clan a comer y departir como familia, amparados por el dios Lar; este proceso, poco a poco, ha adquirido importancia, ahora es un instrumento de mostrar; de hecho, es un lugar para la permanencia, ya sea como un espacio totalmente independiente de la zona social o cuando esta integrada al comedor.

Materiales convencionales como el acero, el vidrio y la madera han hecho parte desde hace mucho tiempo del diseño de las cocinas pero desde hace poco los diseñadores se atrevieron a explorar diferentes maneras de utilizarlos. La madera es sin duda el material que, además de calidad, nos aporta ese toque personal, esa calidez que no puede faltar a la hora de decorar; el acero inoxidable tiene en cambio la cualidad de la frialdad y asepsia, estos dos materiales en fusión nos presentan diversas alternativas prácticas, estéticas y funcionales; dos materiales que, aunque convencionales, imponen una tendencia a la vanguardia de las exigencias actuales.

Pocos se han atrevido a darle vida a la cocina con colores fuertes e innovadores como el rojo o el azul; del mismo modo, los elementos y accesorios de cocina decidieron apostarle al diseño y salir del gabinete (o del clóset como dicen por ahí) y contrastar con sutiles elementos decorativos como el reloj de pared.

El Baño

Se ha convertido en algo más que un espacio común de carácter íntimo, es un ambiente en el que el diseño es tan importante como el del resto de la casa; considerado un paraíso para el relax es, así mismo, el más condicionado en cuanto a tamaño, función y forma, de ahí la importancia en la disposición de muebles y aparatos y las separaciones mínimas que deben existir entre ellos.

Por ser lugares húmedos los elementos y el mobiliario presente deben soportar temperaturas variables; para esto es recomendable utilizar materiales como la madera para los gabinetes, estantes y cajoneras; la madera es y será el más noble material empleado para este tipo de muebles, además que nos permite una gran variedad de opciones a la hora de decorar; si contamos con dimensiones reducidas lo mejor es escoger tonalidades claras (arce, roble, cedro, son buenas opciones al momento de logra mayor amplitud) pero si buscamos contraste lo recomendable es la madera en tonos oscuros. Otra alternativa es la de un ambiente neutro, el blanco por ejemplo puede verse muy bien con los accesorios adecuados como el aluminio en la grifería y el acero en las estructuras y manijas de las puertas de los muebles; mucho vidrio, de preferencia opaco y algunos objetos decorativos consolidan un espacio muy limpio, muy tranquilo, lleno de vida por lo constante de la luz y por el juego imperceptible de las sombras.

El Estudio

Lo que en una época era la biblioteca y el despacho personal, se ha transformado paulatinamente en un sitio para realizar actividades complementarias relativas al cultivo intelectual de los integrantes de la familia. Gracias a los avances de la tecnología, los antiguos y monumentales anaqueles llenos de libros, han sido reemplazados por algunos ejemplares seleccionados, enciclopedias y otros tipos de publicaciones; el resto se compila en el computador, una herramienta que llegó reclamando espacio propio.

El estudio tiene, además de su vocación, una deliciosa versatilidad para decorarlo ya que caben distintas alternativas que son poco rígidas y le imprimen a este espacio un carácter adaptable a sus usuarios.

El Dormitorio

Es el espacio que abriga la absoluta intimidad y refleja el modo de vida de una persona; concebido para la relajación y el descanso suele ser un punto sobre el que se dispone de mucha atención y esmero al decorarlo pues allí se pasan muchas horas de la vida. Sobre este tema hay una variedad de diseños y productos que pretenden hacer más acogedor este lugar; de hecho, las principales publicaciones sobre decoración dedican franjas amplias para su estudio, llegando a ser casi el remate feliz de una bella casa.

De su aspecto y contenido se deduce, en parte, la armonía con la que vive quien lo habita, se encuentra aquí un resumen de sus gustos preferidos y se respira un aire de identidad.

El Patio o Jardín

Lo que en otras épocas constituía el antejardín y el patio posterior de las casas era, sin duda, la evocación de trasladar el campo de nuestros ancestros a un lugar más cercano y cómodo. La cuota que pagamos en pos del desarrollo de las ciudades se ha transformado en las llamadas zonas verdes “comunes”, que sugieren la pertenencia a todos pero que nadie las siente como suyas en realidad; sin embargo, en medio de la reducción de áreas amplias y generosas para vivir, en donde cabían los jardines y hasta pequeñas huertas; aún quedan lugares para mantener esa presencia vegetal que va de la mano con la naturaleza humana.

Aquellos que tienen la fortuna de conservar un patio o un jardín deben sentirse privilegiados pues tienen a su haber las plantas y las flores como mascotas; los demás, nos las arreglamos creativamente para involucrarlas en nuestro espacio interior y les procuramos sitios estratégicos dentro de la decoración personal.

Es tan importante la integración de la naturaleza en nuestra vida que se han desarrollado estudios especializados en el diseño de jardines y zonas verdes lo suficientemente acordes al resto de las necesidades que contempla una casa o un edificio para vivienda de familias. A este respecto se han dedicado muchos diseñadores que conciben hermosos accesorios y objetos para incluir en los mencionados jardines o en las propiedades rurales, haciendo mucho más grata la apreciación de estos paisajes creados a nuestro gusto.

Como vemos, estamos inmersos en un contexto, en un tiempo y en un lugar determinado que enmarca nuestro quehacer diario y nos permite realizar la historia de nuestra vida que, a la larga, no es otra que la historia de la sociedad a la que pertenecemos y que, no sabemos cuando, puede desbordar la realidad que hasta ahora conocemos.

Últimasentradas

Ver Todas

Contacto